Ningún hombre, ninguna mujer, ningún niño, nadie puede tener paz fuera de Jesucristo. “Mi paz os doy. No como el mundo os doy.” ¿Ven? No como el mundo os da paz, sino que Él tiene paz eterna, una paz de reposo. Si vives, si mueres, si… no importa si llueve o brilla el sol, tienes paz, de todos modos.
WMB

Leave a Reply