Muchas son, oh Señor mi Dios, tus maravillas que has hecho, y tus pensamientos que están para con nosotros: no pueden contarse en orden contigo: si quisiera declararlos y hablar de ellos, son más de lo que pueden ser numerados.

Leave a Reply