Considere esto: Siendo que es la sangre de Dios, es sangre perfecta; y si la sangre perfecta nos a libertado del poder y la servidumbre y la contaminaciĆ³n del pecado, entonces es una libertad completa y perfecta. Ahora pues, no hay condenaciĆ³n.

Leave a Reply